Estrategias de marketing musical

Como forma de expresión artística que es, la música está en constante evolución y, por ello, también deben estarlo las estrategias de marketing musical. Porque los gustos del público cambian rápidamente y hay que tener capacidad de adaptación a ellos, amoldando la oferta a lo que el consumidor busca en cada momento.

Todo un reto que es más sencillo de abordar si se hace desde una perspectiva profesional. Veamos cómo.

Qué es el marketing musical

El marketing es una disciplina orientada a mejorar la imagen que tiene el público sobre un determinado producto o servicio, a fin de conseguir vender más unidades del mismo. Tratándose de marketing aplicado al sector musical, sus objetivos no son muy diferentes.

Se trata de un conjunto de estrategias de comercialización que buscan crear una imagen para el artista o la banda, dar a conocer su trabajo, y conseguir fidelizar a su público. Aquí, la música es el producto que se intenta vender, y el fan es el consumidor.

El mundo de la música ha cambiado mucho en poco tiempo debido a la llegada de las plataformas de streaming. Los músicos ya no necesitan contar con el respaldo de una gran productora para poder triunfar, cada vez son más autónomos a la hora de trabajar. De hecho, muchos artistas independientes gestionan todo lo relacionado con su carrera, incluyendo el marketing. Si no lo llevan ellos mismos, lo dejan en manos de agencias especializadas.

Estrategias de marketing musical

¿Qué beneficios tiene el marketing musical y por qué es importante?

Resulta bonito pensar que basta con tener talento para triunfar, pero la experiencia nos demuestra que no es suficiente. Por muy bien que lo haga un artista, necesita canales y estrategias que le permitan dar a conocer su música al mundo.

El músico o la banda tienen que sonar. Lograr que sus creaciones lleguen a los oídos de todos aquellos que son fans potenciales, y para ello cuentan con el marketing musical.

En esto reside precisamente su importancia. Si el artista no es capaz de darse a conocer, no alcanzará nunca el éxito, por muy buena que sea su música.

Antes de plantearse cómo hacer un plan de marketing musical, conviene examinar de cerca las ventajas que tiene diseñar e implantar una estrategia de promoción.  La primera está clara, conseguir que más personas conozcan el trabajo del artista en cuestión.

La segunda ventaja es que permite aumentar el engagement. El nivel de fidelidad del público hacia el artista. Porque un fan no solo compra discos o entradas para los conciertos, también adquiere merchandising y, además, es una estupenda fuente de promoción, porque no dudará en hablar a otros de ese cantante o esa banda que tanto le gustan.

A mayor difusión de la música, más ventas online y offline del trabajo del artista, y muchas más ventas de entradas para los conciertos. Esto también puede servir para medir el éxito que se está alcanzando en relación con la competencia.

Apostar por estrategias de marketing musical es una buena muestra de que el artista se toma en serio su carrera. La música no es para ella o él un mero hobby, es algo en lo que pone todo su corazón y todo su esfuerzo para lograr triunfar.

Cómo implementar una estrategia de marketing musical

Hay que crear la “marca” y dotarla de personalidad propia.

Más allá de su música, hay cantantes muy famosos que han sabido destacar entre el resto por motivos tan variados como sus estilismos extremos o su habilidad para el baile. Todo este tipo de elementos van conformando la imagen de la marca del artista.

Imagen que debe complementarse con una personalidad asociada a la misma. Esto va a determinar cómo se mostrará el artista ante su público. Cuanta más identificación exista entre la personalidad del cantante, sus valores, y su público potencial, mayor será el engagement.

Hay que encontrar al público

Todos los productos tienen un perfil de cliente ideal, y con la música pasa exactamente lo mismo. Es necesario trazar un esbozo de los rasgos comunes que tienen todas aquellas personas a las que puede gustarles un tipo concreto de música.

Cuanto mejor se conozca al público potencial, más sencillo será ajustar la música a su gusto y encontrar ideas y novedades para el merchandising musical.

Crear contenido específico para el marketing musical

El siguiente paso es crear y compartir contenido que ayude a difundir la marca del artista entre aquellos que tienen el perfil para llegar a ser sus fans. Por ejemplo, promoviendo un single, lanzando un videoclip, concediendo entrevistas, generando material audiovisual de calidad (fotos, cartelería, publicaciones de redes sociales, etc.)

Fijar los objetivos

Como en cualquier estrategia de marketing, hay que tener claro desde el principio cuáles son los objetivos buscados con la campaña y cómo se van a medir los mismos. Esto permitirá valorar el nivel de éxito de las medidas puestas en marcha. Además, tener claras las metas ayudará a definir mejor el presupuesto.

Tipos de estrategias de marketing musical

  • Redes sociales orgánicas: implica utilizar de forma inteligente las redes sociales para atraer al público. Por ejemplo, mostrar el proceso de grabación de una canción, hacer un evento online, colgar entrevistas, etc.
  • Promoción digital de pago: las campañas más interesantes se pueden promocionar para conseguir que tengan una difusión todavía mayor. Eso sí, segmentando bien al público.
  • Realizar lives: en Twitch, Instagram o Twitter. Es una forma de incentivar el contacto directo entre el artista y su público.
  • Ajustar la creación musical a los gustos de los consumidores: las canciones que más triunfan en streaming son cortas, empiezan con un buen gancho, y van al grano.

Estos son solo algunos ejemplos de estrategias de marketing musical, pero hay muchas más. La clave del éxito está en adaptar la estrategia a cada artista y a la forma en que este desea orientar su carrera.

Últimos post

Comparte

Compartir en facebook
Compartir en whatsapp
Compartir en linkedin
Compartir en twitter