Cómo hacer un videoclip musical

Vivimos un momento clave en la historia del videoclip. El streaming de video ha cambiado la forma de consumir música. Lo que antes era un simple acto promocional, hoy es además un producto artístico en sí mismo. Y es que actualmente hay más personas que ven videos musicales que aquellas que compran música, por lo que saber cómo hacer un videoclip musical se ha convertido en prioridad absoluta.

La tarea de creación del video que acompaña a una canción no siempre es responsabilidad del autor de la misma. Lo habitual en la industria discográfica es contratar a profesionales del sector audiovisual para rodarlos. Sin embargo, cada vez más músicos deciden ir más allá y lanzarse a grabar sus propios videoclips, bien por razones artísticas o bien por contar con un presupuesto limitado.

cómo hacer un videoclip musical

Estamos en la era de lo visual, y el videoclip es la mejor herramienta que dispone un autor para obtener difusión en redes y darse a conocer subiendo su obra a YouTube.

Si eres un artista con inquietudes acerca de la creación audiovisual, aquí te contamos todo lo esencial que has de saber antes de lanzarte a hacer un videoclip.

¿Qué se necesita para hacer un videoclip musical?

Lo primero es tener un concepto, una idea original de lo que se quiere plasmar. Por supuesto, se necesitan medios materiales y personales acordes al presupuesto, pero si no hay un buen concepto, todo lo demás servirá de poco.

No siempre es mejor videoclip aquel que cuenta con buenas cámaras, iluminación de estudio, actores y demás. Puede ser impecable a nivel técnico, pero lo cierto es que al final, los espectadores buscan una historia atractiva y original. Y eso solo se consigue cuando hay algo que merezca la pena contar.

Pero tampoco conviene obsesionarse. Cuando no se encuentra el concepto adecuado, siempre se puede recurrir a grabar una actuación en la que se interpreta la canción. Es un recurso que hasta los más grandes artistas suelen emplear.

Otra opción es elaborar un lyric video o videoclip que consta de imágenes simples acompañadas de la letra de la canción a modo de karaoke. Esto último goza de enorme popularidad en YouTube y es una manera barata y asequible de trasladar tu canción al terreno audiovisual.

Es importante tener presencia en plataformas de video online, para obtener difusión y, por qué no, ganar dinero de paso. A medida que se alcanza popularidad y aumentan las visitas, nos hacemos una idea de cuánto paga YouTube por visualizaciones y los ingresos que podría alcanzar nuestro videoclip.

¿Cuánto puede costar hacer un videoclip musical?

El coste de un videoclip es un concepto abstracto. Mientras artistas de renombre graban videos que cuestan varios millones de euros, otros autores más modestos elaboran piezas igual de efectivas gastando muy poco.

El videoclip hoy no es lo que era en el pasado. Ahora cualquiera puede grabar su propio corto musical con un presupuesto acorde a sus posibilidades. Existen videoclips muy buenos rodados con un smartphone, o realizados completamente con CGI.

Los costes dependerán, por lo tanto, de lo ambiciosa que sea la idea y de lo lejos que queramos llegar para llevarla a cabo. No cuesta lo mismo el rodaje de una historia a modo de cortometraje con actores y equipo profesional, que un video de la banda tocando su canción en un garaje.

Por otra parte, los músicos que cuentan con una editorial musical, pueden optar a financiar parte del videoclip con las ganancias generadas por los derechos de autor.

 

Cómo hacer un videoclip musical: paso a paso

Llegamos a la parte principal: ponerse manos a la obra. Un videoclip completado y disponible en internet para disfrute de los fans, es el resultado de un proceso tan laborioso como apasionante.

Las etapas por las que transcurre todo producto audiovisual se dividen en preproducción, producción y postproducción.

Preproducción

Es la fase más importante, porque reúne las labores de planificación previas a la grabación del videoclip. En esta etapa se busca plasmar la idea en papel, en forma de guion técnico, con las tomas y planos necesarios, así como las localizaciones en donde se rodarán.

Se debe hacer un recuento de los medios técnicos disponibles, fundamentalmente los dispositivos de grabación, como cámaras profesionales de alquiler, réflex digitales o incluso smartphones.

Por otro lado, se establecen los esquemas de iluminación para cada toma. Este apartado es esencial, pues una buena iluminación determina en gran medida la calidad final del videoclip.

Producción

Es cuando pasamos a la acción y empezamos las grabaciones, siguiendo la planificación y los storyboards fijados.

Todas las labores técnicas y artísticas cobran vida, desde la del director del video hasta la de los responsables del vestuario, pasando por los actores o modelos que aparecerán en el clip.

La producción o rodaje pueden llegar a demorarse más de lo previsto, lo que supondría salirse del presupuesto inicial. Una buena planificación previa ayuda a tener los objetivos claros y evitar que se alargue.

Postproducción

Cuando ya tenemos todas las tomas grabadas, es hora de editarlas, montarlas y darles forma para conseguir un resultado decente y atractivo. Una buena postproducción puede marcar la diferencia entre un buen videoclip y uno pobremente acabado. A veces, una buena edición de imágenes y sonido ayuda a disimular un presupuesto ajustado o unas tomas irregulares, gracias a los efectos y correcciones de color.

En esta fase, lo más importante es que las imágenes se ajusten a la música y ayuden a transmitir el concepto del videoclip lo más fielmente posible.

 

Una vez que aprendemos cómo hacer un videoclip musical de forma correcta, es más fácil perder el miedo y lanzarse a hacer realidad nuestra idea. Si tienes un proyecto musical que merece ser escuchado, no hay mejor manera de darle vida que poniéndolo en imágenes.

Últimos post

Comparte

Compartir en facebook
Compartir en whatsapp
Compartir en linkedin
Compartir en twitter